• junio 4, 2017
  • WecanMontequinto
  • 0

Enfermedades Vectoriales | Filariosis

Dentro de las enfermedades vectoriales se encuentra la Filariosis, también conocida como “enfermedad del gusano del corazón”.

Se trata de un helminto transmitido por mosquitos.

Estos inoculan la fase larvaria (microfilarias) en sangre periférica, aunque el parásito adulto (que puede llegar a medir hasta 30 cm) se desarrollará en corazón y pulmones (ventrículo derecho y arteria pulmonar), donde provocará graves problemas, principalmente una insuficiencia cardiaca y sus consecuencias.

Los síntomas que se pueden observar en nuestra mascota son variables; disnea (dificultad al respirar), tos, anemia, disfunción hepática o renal y vómitos.

Se trata de una enfermedad endémica en el sur de Europa, presentando especial incidencia en zonas costeras (en el caso de Andalucía, sobre todo Huelva y Cádiz) y los valles de grandes ríos.

Aunque tanto la Leishmaniosis, que ya vimos en otro artículo, como la Filariosis se pueden tratar y en la mayoría de los casos hay una buena respuesta al tratamiento, en ambos supuestos lo mejor es ejercer la prevención como medida de lucha.

Los métodos para proteger a nuestra mascota varían desde los tratamientos contra parásitos externos (vector, mosquito) impidiendo que este pique y que pueda, de esta forma, transmitir la enfermedad (collares antiparasitarios, pipetas spot – on) o bien vacunaciones (en el caso de Leishmania) o tratamiento con antiparasitarios inyectables (en el caso de Filaria) que aportan una protección de doce meses de duración.