• junio 12, 2017
  • WecanMontequinto
  • 0

Enfermedades Vectoriales III | Garrapatas

El peligro mayor que amenaza a las mascotas por parte de las garrapatas es que muchas especies pueden transmitir microorganismos causantes de numerosas enfermedades: anaplasmosis, babesiosis, borreliosis (enfermedad de Lyme), ehrlichiosis, hepatozoonosis, meningoencefalitis, etc.

Es decir, las garrapatas son vectores (transmisores) de numerosas enfermedades.

Estas enfermedades se dan sobre todo en perros, entre otras razones porque los gatos suelen coger muchas menos garrapatas que los perros.

Los síntomas clínicos de estas enfermedades no son siempre muy específicos, y no es fácil diagnosticarlas en su fase inicial. No es raro que se detecten cuando ya no hay solución. A continuación se resumen los síntomas más importantes de estas enfermedades.

1.- Anaplasmosis, causada por rickettsias del género Anaplasma.

Fiebre alta, que a menudo es el único síntoma perceptible.

Pueden darse también inapetencia, pérdida de peso, diarrea, vómitos, inflamaciones de las articulaciones con parálisis, síntomas neurológicos.

Esta enfermedad puede afectar ocasionalmente a los seres humanos.

2.- Babesiosis, causada por microorganismos unicelulares hemoparásitos del género Babesia. Fiebre alta, a menudo coloración parda de la orina.

En la fase aguda la babesiosis puede causar fácilmente la muerte del animal. Si se supera la fase aguda, pueden seguir debilidad general, inapetencia, pérdida de peso e ictericia.

Esta intoxicación es rara en seres humanos.

3.- Borreliosis, causada por bacterias del género Borrelia. Fiebre, inapetencia, indiferencia.

Más adelante se desarrollan inflamaciones articulares y parálisis, a menudo de forma intermitente.

En fases finales puede haber daños hepáticos y cardíacos.

Esta enfermedad también puede afectar a los seres humanos.

4.- Ehrlichiosis, causada por rickettsias del género Ehrlichia.

Puede tardar años en manifestarse. Inicialmente se desarrollan cansancio e inapetencia. Es típico que aparezcan hemorragias nasales y hemorragias puntuales en las mucosas y en la piel.

También puede haber fiebre, ganglios inflamados y sangre en orina, heces, expectoraciones y articulaciones inflamadas.

Sin no se trata, fácilmente se hace crónica y la muerte del animal no es rara.

Esta enfermedad también puede afectar ocasionalmente a los seres humanos.

Contra la mayoría de estas enfermedades no hay vacunas para proteger a las mascotas, y la mejor prevención es evitar que la mascota coja garrapatas mediante alguno de los tratamientos antiparasitarios disponibles en el mercado.